Todos hemos escuchado alguna vez la frase “Como fruta todos los días. Cada mañana me tomo un zumo de naranja natural justo antes de desayunar”, pero si pensamos esto, nos estamos engañando, ya que los zumos no son sustitutivos de la fruta natural. Te explicamos qué es lo que hace que un zumo no sea igual de saludable que una de nuestras naranjas ECO.

Cuando exprimimos unas naranjas para hacer un zumo, estamos eliminando la fibra para sacar toda el agua para poder bebérnoslo. Pero con este proceso, también eliminamos parte de las vitaminas que quedan en la pulpa y hacemos que el azúcar del zumo nos provoque un aumento de la glucosa. Todo esto puede hacer que lo que bebemos se acabe convirtiendo en grasa.

La naranja entera sacia más que el zumo

Otra cuestión que se nos olvida muy a menudo es que una naranja y un zumo contienen las mismas calorías, puesto que estamos hablando de un mismo ingrediente (40cal/100gr), pero cuando comemos las naranjas enteras, nos sentimos mucho más saciados, ya que la fibra y el proceso de deglución nos hacen sentir más llenos. En cambio, para tener esta misma sensación con el zumo, tenemos que consumir cantidades mucho más grandes que contienen grandes proporciones de azúcar, tal como hemos comentado previamente.

Y todo el mundo sabe que el zumo es una fuente muy importante de vitamina C y que para evitar que estas propiedades desaparezcan, nos lo tenemos que tomar justo cuando lo hemos preparado. Pero si optamos para comernos las naranjas enteras, todavía aprovecharemos una parte más grande de estas vitaminas, ya que no habremos perdido ninguna mientras lo exprimimos.

Los zumos envasados no son más saludables que un refresco o una bebida energética

Lo que sí que es perjudicial para la salud son los zumos envasados, ya que el tiempo que tarda a producirse el zumo hasta su consumo hace que el producto pase a ser simplemente una combinación de agua, azúcar y conservantes. Un zumo de supermercado no es más saludable que un refresco o una bebida energética. Si quieres tomarte uno, ¡lo mejor que puedes hacer es preparártelo en casa!

Todo esto no quiere decir que el zumo sea un producto perjudicial para la salud, lo único que tenemos que tener en cuenta es que se tiene que tomar con moderación, ya que si tenemos un estilo de vida sedentario y pensamos que el zumo es igual de saludable que comer una naranja y, por lo tanto, tomamos demasiado, podemos favorecer la generación de grasas. Una alimentación equilibrada y un estilo de vida activo son las claves para disfrutar de una buena salud.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies